lunes, 13 de octubre de 2008

Humano

Decía un rapeo -chillón, como todos sus rapeos- de Def Con Dos algo así como " HUMANO SOY DEMASIADO HUMANO, SI FUERA UN ANIMAL SERIA MAS HONRADO", poniendo en tela de juicio de un modo nada velado la "humanidad" de la que hacemos gala las personas.

Y me viene esta canción a la cabeza un día después del "coñazo" de desfile. Todo aquel que esté leyendo esto conocerá la anécdota protagonizada por Mariano Rajoy el pasado sábado, quien aseveró a micro abierto (sin él saberlo, obviamente) que el domingo le tocaba el "coñazo del desfile", referido al desfile de las fuerzas armadas que se celebra el 12 de Octubre (algún día analizaré por qué en Latinoamérica y aquí se celebra de un modo tan distinto). Resultado de la frase:
  • Los enemigos ideológicos de M. Rajoy, obviamente, aprovecharon este desliz para desacreditar al jefe de la fueza política que más tirria les da: el conservador, uraño, rancio y retrógrado Partido Popular que ni tan siquiera sabe guardar las apariencias, porque aquí lo importante es que un político debe ser un ejemplo de moderación.
  • Los liberales originarios, los paladines del neoconservadurismo más chachi, evidentemente quitaron hierro al asunto, aludiendo a lo compartido de su opinión. Y es que la unidad del partido está por encima de todo: si se cae Mariano, nos caemos todos.
Evidentemente, las dos reacciones están marcadas por la hipocresía que caracteriza a nuestra condición humana:

  • En primer lugar la ¿izquierda? criticó una reacción impropia de un político pero, puntualicemos, propia de un vulgar ciudadano. Es decir: los mismos que reclamaban hace 5 años una humanización de la política nacional -acordémonos de los aires de superioridad del anterior jefe de gobierno- ahora se rasgan las vestiduras al ver lo chusco que puede llegar a ser el jefe de la oposición. Ergo, tesis izquierdista: los representantes del pueblo llano deben ser llanos cuando al pueblo llano (que sólo son algunos) le interese. Estupenda y llanamente.
  • En segundo lugar, la derecha (nótese que prescindo de la cursiva para enmarcar el término) apela a lo compartido de la opinión, y es que al fin y al cabo el desfile de las fuerzas armadas nunca fue record de audiencias (pregunta: ¿se televisa?). Un discurso bastante incoherente para aquellos que, al grito de todos a una con Mariano, apoyaron la corriente más rancia del partido que apostó el año pasado por lanzar un mensaje cuasiconstitucional al grito de "se nos rompe España" en mitad de una vorágine absurda de alarmismo pseudopatriota cuyo objetivo era captar votos a toda costa para recuperar el estatus social perdido antaño.
Conclusión global: el bipartidismo mal disimulado que tenemos en España se descubre ante nosotros, cada día más, como una fuente inagotable de paradojas basadas en posturas de hojalata, indefendibles en la mayoría de casos, y que nos revelan sin duda alguna una disparidad de criterio y de rasero más propias de una vieja esquizoide y demente que de una democracia en toda regla.

Hasta pronto.



1 comentario:

odiolitos dijo...

Bueno, es que estamos en la de siempre: en realidad da igual lo que critiques. Lo que cuenta es minar al enemigo a toda costa, criticarle por ser demasiado normal o demasiado perfectito, o lo que sea que esté haciendo que pueda dar rabia a alguien en el mundo. Sería entre divertido y suicida hacer recopilación de los insultos vacuos que se van pasando entre unos y otros, y que al final para lo único que sirven es para despistar de los problemas de fondo, que eso ya es harina de otro costal...

Een fin... ¡Ahora que ya tengo intenné, por fin leo tu blog, muchacho! A seguir con ello, y dentro de nada ya tendrás hasta trolls, verás qué molón :)

¡Un abracete!